Las Vulvas: Casa Cultural Feminista

Es fácil percibir cuando se entra en un espacio de sueño. No del sueño como un anhelo, sino la proyección física de lo que se quiere para el mundo. Es imposible no sentir la energía de los lugares que fueron soñados así y que por eso, cargan un poco del lúdico, como si estuvieran un paso más cerca de una utopía. La Casa Cultural Las Vulvas es uno de ellos. En el corazón de la ciudad de Pelotas, a sólo unas cuadras del Mercado Público, un edificio histórico abre sus puertas y ofrece a la comunidad un espacio cómodo y diferenciado. La casa es hermosa y tiene muebles, decoración y jardinería hecha por las propias gestoras del proyecto: Ana Claudia Godois y Cássia Camila Cavalheiro. El centro cultural es independiente y sin fines de lucro. En busca de estimular la reflexión sobre las relaciones de género y fortalecer el protagonismo femenino, ocurren allí varias actividades, que van desde ruedas de conversación y talleres hasta shows y exposiciones. Pero no es porque es un centro cultural feminista que el hombre no es bienvenido: puede ir, compañero. El espacio es para ti también. Pero respete las minas y sus lugares de habla. ¿Por qué este espacio es tan especial? La Casa Cultural se destaca en la ciudad, porque a diferencia de otros museos y casas de cultura de la ciudad, se propone dialogar con las cuestiones sociales locales, abriendo espacio para la producción artística periférica y ofreciendo su espacio para discusiones necesarias que no se limitan a las mujeres, Abordando también temas como el racismo y la discriminación. Salimos de Pelotas con la certeza de que caí en el lugar correcto y de que cuando se invierte en lo que se cree, se llega más cerca de otro mundo posible. A través de la escucha, el intercambio y la empatía, la Casa Cultural muestra que es posible, con mucha fuerza y ​​dedicación, construir otros modos de relacionarse con la ciudad, con las personas y con los ideales. Es fácil darse cuenta cuando se entra en un espacio de ensueño. No del sueño como un anhelo, pero la proyección física de lo que se quiere para el mundo. Es imposible no sentir la energía de los lugares que se creaban así y que por eso llevan un poco del lúdico, como si estuvieran un paso más cerca de una utopía. La casa cultural las vulvas es uno de estos. En el corazón de pelotillas, sólo unas cuadras del mercado público, un edificio histórico abre sus puertas y ofrece a la comunidad un espacio cómodo y diferenciado. La casa es hermosa y tiene muebles, decoración y jardinería hecha por las propias gestoras del proyecto: Ana Claudia godois y cassia camila caballero. El Centro cultural es independiente y sin ánimo de lucro. Buscando fomentar la reflexión sobre las relaciones de género y fortalecer el protagonismo femenino, suceden ahí varias actividades, que van desde ruedas de charlas y talleres hasta conciertos y exposiciones. Pero no es porque es un centro cultural feminista que hombre no es bienvenido: puede ir, amigo! El espacio es para ti también. Pero respete las minas y sus lugares de habla. Por que este espacio es tan especial? La casa cultural se destaca en la ciudad, porque a diferencia de otros museos y casas de cultura de la ciudad, se propone dialogar con las cuestiones sociales locales, abriendo espacio para la producción artística periférica y facilitando su espacio para discusiones necesarias que no se limitan a las mujeres, También para abordar temas como racismo y discriminación. Salimos de pelotillas con la certeza que caemos en el lugar correcto y de que cuando se invierte en lo que se cree, si llega más cerca de otro mundo posible. A través de la escucha, del intercambio y la empatía, la casa cultural muestra que es posible, con mucha fuerza y dedicación, construir otros modos de relacionarse con la ciudad, con las personas y con los ideales.